La electricidad y los alimentos llevan el IPC al 10,8% pese al descenso de los carburantes

El índice de precios al consumo vuelve a escalar seis décimas en julio y se sitúa en máximos desde 1984 en el primer mes completo con la excepción ibérica para la luz en vigor

La inflación volvió a subir en julio hasta situarse en el 10,8% en tasa anual, por el alza de alimentos y bebidas y de la electricidad, marcando su nivel más alto desde septiembre de 1984, según el indicador adelantado publicado este viernes por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

De confirmarse este dato el próximo 12 de agosto, supondría un aumento de la inflación de seis décimas en su tasa anual, ya que en el mes de junio esta variación fue del 10,2%.

ipc

Esta evolución se ha debido, además de al encarecimiento de los alimentos y bebidas no alcohólicas y de la electricidad (que se abarató hace un año), a las menores rebajas de vestido y calzado, y todo ello pese al descenso de los precios de los carburantes. Todo ellos en el primer mes completo de la excepción ibérica en vigor, que contempla un tope al gas para la producción eléctrica que se ha mostrado insuficiente.

Por su parte, la inflación subyacente, que elimina el efecto de los elementos más volátiles, sigue aumentando y llega al 6,1%, seis décimas más.

EL CONFIDENCIAL – 29 de julio 2022