Las ayudas a la automoción multiplicarán por diez las inversiones, hasta los 105 millones

La convocatoria para pedir los 10 millones de subvenciones de la DGA se publica en el BOA este viernes y permitirá a los proveedores avanzar en electromovilidad

Una vuelta del verano con mucha incertidumbre. Así ve Benito Tesier, presidente del clúster de la Automoción de Aragón (CAAR), el retorno al trabajo en las fábricas proveedoras de piezas de automoción. La crisis generada por la falta de suministro de semiconductores y la escalada en el precio de las materias primas, debida a los desajustes originados por la pandemia, no parece que vaya a corregirse en lo que queda de año, sino que la patronal del sector, Anfac, ya anticipó que podría alargarse hasta el primer semestre de 2022.

Ante este escenario, Tesier considera fundamentales las ayudas a la innovación en movilidad, de diez millones, comprometidas por el Departamento de Economía de la DGA, para la industria auxiliar. Se aprobaron la última semana de julio en Consejo de Gobierno y previsiblemente saldrán publicadas este viernes en el BOA. «Representan un balón de oxígeno para estar mejor preparados de cara a afrontar los retos de la electromovilidad», dijo.

Si bien, en opinión de Tesier, este apoyo «no compensa la pérdida de ventas debido a la menor producción o la reducción en los márgenes derivada del alza en el coste de materias primas y energía, sí es un aliciente para poder seguir invirtiendo en el futuro».

Las inversiones por un total de 105 millones que generarán estas ayudas de la DGA de 10 millones se integran en la iniciativa Mov&Elec, que persigue liderar la electromovilidad en España con nuevos vehículos y componentes. Lo presentó el CAAR en marzo en el Salón de la Corona del edificio Pignatelli y suma inversiones del conjunto del sector superiores a los 1.000 millones en los próximos 5 años. Son, recordaron desde el CAAR, 630 millones para reindustrialización, 180 para digitalización y formación y 265 destinados a la innovación. «Es en este último epígrafe donde encajan los proyectos que se volverán a presentar a la convocatoria de las ayudas en cuanto se publiquen en el BOA este mes de agosto», precisó.

«Nos hubiera gustado sacar antes la convocatoria, pero quedaba el último trámite, la fiscalización de las ayudas por parte de Intervención», reconocía el pasado 3 de agosto la consejera de Economía Marta Gastón. «Van a ser publicadas pronto», indicaba. Desde el CAAR, su máximo responsable recordó que estas ayudas irán destinadas al desarrollo de materiales más ligeros para el coche eléctrico y nuevos procesos productivos más eficientes. Además de esta convocatoria de ayudas de Economía, Tesier recordó que el CAAR acaba de presentar 25 proyectos más de sus asociados con inversiones que alcanzan los 6 millones a

“Habrá que seguir utilizando los ERTE hasta finales de año»

Tesier, máximo responsable del CAAR, entiende que la única manera de hacer frente a la incertidumbre que está generando la escasez de semiconductores en la producción de vehículos es a través de la flexibilidad, ya que los calendarios de producción varían diariamente. Y mientras se prolongue esta escasez, añadía, «los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) son la palanca necesaria para adaptarse rápidamente a los cambios productivos».

Bastantes compañías, precisaba, como el grupo Stellantis, en las tres plantas que tiene en España, una de ellas en Zaragoza, así como Volkswagen y Renault tienen acordados ERTE hasta final de año con el objetivo de poder ajustar su producción en función de la demanda. Asimismo, las auxiliares, acompasadas con el calendario laboral de los fabricantes de coches, han tenido que negociar expedientes para afrontar esta crisis de suministro. Nadie la esperaba después de haber sido el sector de la automoción uno de los primeros en reactivarse tras el parón que supuso la pandemia durante casi tres meses en 2020.

El Heraldo de Aragón – 10 de agosto 2021