Las empresas del metal, preocupadas por la falta de suministros y las subidas de precios

Confemetal analiza los riesgos actuales del sector

Impuestos y burocracia merman la recuperación

La gran patronal del sector del metal, Confemetal, ha realizado un informe tras consultar a sus 78 organizaciones para detectar los riesgos con los que se enfrentan sus empresas en este inicio del año. Y entre las principales problemáticas señalan las dificultades de aprovisionamiento que están sufriendo la mayoría de subsectores y un contrastado aumento de los precios de las materias primas. El impacto del bloqueo del canal de Suez ha contribuido a empeorar, pues algunas de las causas que generan aumentos de precios y desabastecimiento se producen por problemas logísticos y de transporte.

Entre los inputs que más han aumentado precios (con datos de enero), el informe apunta los energéticos como refino de petróleo y la electricidad, pero también se ha disparado la fabricación de productos básicos de química orgánica.

El informe de Confemetal señala la identificación de incrementos “anormalmente altos y generalizados de los precios de las materias primas”. Se menciona especialmente el impacto en chapa galvanizada, acero laminado en caliente, acero laminado en frío, acero inoxidable y tubos de acero, aluminios, cobre y bronce, aleaciones especiales…

Igualmente, el informe de la gran patronal del metal señala entre los problemas más acuciantes para la competitividad de sus empresas una incertidumbre sobre las inversiones públicas, tanto de la Administración Central como de las comunidades autónomas y las corporaciones locales. Igualmente, Confemetal denuncia riesgos derivados de los impuestos. El informe muestra la preocupación de las organizaciones miembro por el incremento de los impuestos actuales y singularmente por la aparición de nuevas figuras impositivas o tasas como por ejemplo las medioambientales.

Asimismo, identifican la necesidad de velar porque la necesaria lucha contra el fraude fiscal no imponga obligaciones de información pública que pueden llevar a proporcionar información sensible de las empresas que haga poco atractiva la UE como área de inversiones (Directiva 2013/34/EU (Public CbCR).

Problemas burocráticos

También señalan problemas burocráticos. Por un lado, en las gestiones administrativas puras, identifica como problemática la lentitud en la tramitación administrativa, así como supuestos de descoordinación o desconocimiento de los procedimientos por parte de las propias instituciones encargadas de su gestión y tramitación.

Sobre la normativa, apuestan por que la utilización de las normas armonizadas sirva como un instrumento que cubra requisitos esenciales de seguridad de los productos, pero no como un instrumento legislativo que produce retrasos en la puesta de productos en los mercados. Y sobre la regulación, a las empresas del metal les preocupa singularmente el exceso de normas que recaen sobre los productos, siendo “prioritario aligerar la carga administrativa ocasionada por una excesiva legislación que proviene de las distintas administraciones públicas”.

E insisten en un mal, ya casi estructural en el metal: la competencia desleal de “operadores ilegales”, para lo cual solicitan vigilancia de mercado. Y señalan su preocupación tanto por el control de productos puestos en el mercado en cuanto al cumplimiento de la legislación como la necesidad de una regulación del comercio electrónico.

El Economista – 5 de abril 2021