La sombra del rescate planea sobre el acero británico y francés de Liberty, el ‘novio’ de Alcoa

Según Financial Times, el Gobierno británico habría elaborado un plan de contingencia para rescatar el negocio de Liberty Steel, en caso de un colapso de la siderúrgica

Alcoa negocia con la SEPI, la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales, la venta de la factoría de aluminio primario de San Cibrao. En un inicio, esta operación se orquestó por parte del Ministerio de Industria a tres bandas: el Gobierno negociaría y compraría la planta a los americanos, y, posteriormente, la traspasaría al grupo británico GFG Alliance, que no fue capaz de llegar a un acuerdo con la multinacional aluminera el pasado año (los de Pittsburgh defendieron siempre que sus pretensiones no eran “razonables”). No obstante, las informaciones sobre los apuros del grupo tras la quiebra de su principal financiador, Greensill Capital, han disparado las alarmas. Aún con todo, los trabajadores de A Mariña no pierden la esperanza. Declinan hacer valoraciones sobre la situación de la multinacional del magnate Sanjeev Gupta ya que, insisten, eso no es lo que se negocia ahora. La plantilla sostiene que lo importante es que el Estado se haga cuanto antes con los activos de A Mariña lucense, evitando el cierre y garantizando el mantenimiento de los puestos de trabajo.

Esta semana, Financial Times aseguraba que el Ejecutivo de Reino Unido habría elaborado un plan de contingencia para un eventual rescate de la división de acero del grupo, Liberty Steel, con dinero público, en caso de que se lleve a cabo un colapso de la empresa, la tercera siderúrgica más grande de Gran Bretaña. También en Francia se han activado ayudas para favorecer el mantenimiento del negocio del acero.

Rescate con fondos públicos

Según la conocida publicación, una de las opciones que baraja el Ejecutivo británico es usar fondos públicos para asegurar el mantenimiento de la producción, del mismo modo que ya se hizo en 2019 con la siderúrgica British Steel. En ese caso, el Gobierno indemnizó a la compañía para asegurar el funcionamiento de la misma hasta la venta al grupo chino Jingye en marzo de 2020.

Las informaciones que apuntan a un posible rescate por parte del Gobierno británico se circunscriben, de momento y según los medios, a Liberty Steel, la división de acero del conglomerado GFG Alliance, mientras que Alvance es la rama centrada en los negocios de aluminio. Con todo, los de Gupta aseguran que tienen aún suficiente colchón como para mantener sus operaciones mientras que «progresan» en sus operaciones para buscar nuevas fuentes de financiación. Según FT, la empresa habría contratado al banco de inversión PJT Partners y a la consultora Alvarez&Marsal.

Préstamo de 20 millones en Francia

Por otro lado, medios galos destacaban este fin de semana que el Estado francés entregará un préstamo de 20 millones de euros para las instalaciones siderúrgicas de Liberty en el país, donde es propietario de la acería de Ascoval así como de una fábrica en Hayange. Así lo anunció el ministro de Economía, Bruno Le Maire, que indicó que esta partida está destinada a evitar cualquier interrupción en la actividad ligada a dificultades financieras.

Economía Digital – 21 de marzo 2021