PMI: el hundimiento del sector servicios aumenta el riesgo de una “doble caída” de España

La actividad del sector privado de España registró en septiembre su mayor ritmo de deterioro de los últimos cuatro meses, después del final del confinamiento del país, lo que amenaza con desembocar en una “doble caída” de la economía española como consecuencia del empeoramiento de la evolución del sector servicios, según refleja el índice PMI compuesto, elaborado por IHS Markit.

En el mes de septiembre, este indicador adelantado de actividad se situó en 44,3 puntos, frente a los 48,4 de agosto, lo que representa su segundo empeoramiento mensual consecutivo y su peor lectura de los últimos cuatro meses, después de que el dato de actividad del sector servicios se deteriorase hasta los 42,4 puntos desde los 47,7 de agosto, su peor lectura desde mayo, a pesar de la expansión marginal del sector manufacturero, cuyo índice PMI subió a 50,8 en septiembre, frente a los 49,9 del mes anterior.

En el caso del sector servicios, los encuestados destacaron la falta de nuevos pedidos debido al impacto en la actividad económica de la intensificación de la crisis, provocando la tercera bajada consecutiva de los nuevos encargos, incluyendo un retroceso de la demanda de clientes extranjeros, lo que provocó que los pedidos de exportación disminuyeran por decimoséptimo mes consecutivo.

Dado que los nuevos pedidos continuaron disminuyendo, se observó poca presión en la capacidad de las empresas, tal y como lo indica la séptima caída mensual consecutiva de los pedidos pendientes de realización, lo que volvió a afectar a las plantillas, con una nueva reducción de los niveles de personal en el sector servicios, que acumula siete meses seguidos de ajuste.

“Debido al aumento de la destrucción de empleo, los márgenes de beneficios bajo presión y la posibilidad de crecientes restricciones para evitar una mayor propagación del Covid-19, el riesgo de que se produzca la llamada ‘doble caída’ está aumentando”, advirtió Paul Smith, economista de IHS Markit.

“Los datos de servicios de septiembre ponen de relieve cómo la recuperación de los impactos más graves de Covid-19 a principios de año está flaqueando”, dijo Smith.

La encuesta de la actividad manufacturera española el jueves mostró un repunte hasta los 50,8 en septiembre a partir de los 49,9 de agosto.

A pesar de que se espera que la economía repunte en el tercer trimestre, “los datos del PMI muestran que es poco probable que la recuperación se mantenga a tasas lo suficientemente fuertes como para ayudar a cerrar la considerable brecha de producción”, dijo Smith.

La recuperación económica de la zona euro fracasa

La recuperación económica de la zona del euro flaqueó en septiembre a medida que se han vuelto a imponer algunas restricciones a la actividad para detener un resurgimiento del coronavirus.

El índice final de gerentes de compras compuesto de IHS Markit, visto como un buen barómetro de la salud económica, bajó 50,4 puntos en septiembre desde los 51,9 de agosto, cerca de la marca 50 que separa el crecimiento de la contracción.

Fue arrastrado hacia abajo por el sector servicios, que representa alrededor de dos tercios del PIB, que se desplomó a 48,0 puntos desde los 50,5 de agosto.

“Con la economía de la zona del euro casi estancada en septiembre, las posibilidades de una nueva caída en el cuarto trimestre han aumentado claramente”, dijo Chris Williamson, economista jefe de negocios de IHS Markit.

“Mucho dependerá de si se pueden controlar segundas oleadas de infecciones por el virus y de si, por lo tanto, se pueden flexibilizar las restricciones de distanciamiento social para permitir que la actividad del sector de servicios repunte de nuevo”.

Sugiriendo que cualquier repunte puede tomar algún tiempo, la demanda de servicios cayó en septiembre y las empresas cortaron el número de empleados por un séptimo mes. El nuevo índice de negocios cayó a 48,1 desde 49,8.

Sin embargo, el optimismo sobre el próximo año mejoró a niveles no vistos desde antes de que Europa sintiera la mayor parte de la pandemia. El índice de resultados futuros compuesto aumentó a 60,5 desde 57,8, el más alto desde febrero.

Expansión – 5 de octubre 2020