La firma de hipotecas sobre viviendas modera su caída en junio al 12,7% y suma cuatro meses de retrocesos

El número de hipotecas constituidas sobre viviendas inscritas en los registros de la propiedad se situó en 26.748 el pasado mes de junio, cifra que supone un 12,7% menos que en igual mes de 2019, según ha informado este viernes el Instituto Nacional de Estadística (INE), que recuerda que los datos proceden de escrituras públicas realizadas anteriormente.

Con el retroceso interanual experimentado en junio, mucho más moderado que el de mayo, la firma de hipotecas sobre viviendas encadena cuatro meses consecutivos de tasas interanuales negativas después del retroceso del 14,6% experimentado en marzo, cuando se declaró el estado de alarma por la crisis sanitaria, del desplome del 18,4% en abril y de la caída del 27,6% registrada en mayo.

De acuerdo con los datos difundidos por el INE, el importe medio de las hipotecas sobre viviendas subió un 7,5% respecto a junio de 2019, hasta los 131.670 euros, mientras que el capital prestado bajó un 6,1% en tasa interanual, hasta los 3.521,9 millones de euros.

En términos mensuales (junio sobre mayo), el número de hipotecas sobre viviendas subió un 4,7%, su mayor alza en un mes de junio en al menos cinco años.

Fernando Encinar, jefe de estudios de idealista, asegura en un comunicado que “los datos de junio aún apenas muestran la recuperación del mercado tras la apertura del confinamiento, dado el retraso natural en la inscripción registral de las hipotecas, por lo que esperamos que los datos de los próximos dos meses sean más positivos”.

“Queda también por ver la dinámica que se produce en la recta final del año, en función de cómo evolucione la pandemia y, sobre todo, de las medidas de restricción de movilidad y el impacto en el trabajo y la renta disponible y ahorros de las familias”, continúa.

Poco a poco

Anaïs López, directora de Comunicación de Fotocasa, agrega por su parte que los datos de julio muestran una pequeña recuperación de las operaciones hipotecarias que se vieron paralizadas durante la declaración del estado de alarma por parte del Gobierno de España por la crisis del coronavirus y que finalizó el pasado 21 de junio. “Podría indicar que poco a poco las cifras de hipotecas vayan a mostrar caídas más leves con el inicio de la Nueva Normalidad y quizá en pocos meses volvamos a los datos registrados antes de la pandemia”, explica.

Coincide en que muchas operaciones que se habían quedaron aplazadas por la declaración del estado de alarma se han ido retomando con el inicio de la desescalada y es muy posible que se empiecen a reflejar en los datos de los próximos meses. “Con el inicio de la desescalada se han podido cerrar operaciones que se habían iniciado en marzo y que habían quedado a la espera de poder cerrarse”.

Aun así, durante el mes de junio se firmaron 26.748 hipotecas, la cifra más alta de los meses de estado de alarma, y vuelve a ser una cifra más alta de las registradas durante algunos meses de 2019, fruto de la Ley Hipotecaria, como puede ser el mes de septiembre (22.488). No obstante, si se compara esta cifra con otros meses de junio sí que se ve bastante diferencia ya que en años anteriores las hipotecas concedidas superaban las 40.000 mensuales. De hecho, para encontrar una cifra similar a la de este mes de junio hay que remontarse a junio de 2014, cuando se cerró el mes con 26.132 hipotecas.

Desde el portal inmobiliario Fotocasa se ha ido detectando un gran movimiento en el sector inmobiliario con el inicio de la desescalada, que nos hace ser optimistas frente al futuro del sector inmobiliario y podría indicar que la recuperación en este sector pueda ser más rápida de lo esperado. “De hecho, los primeros datos de los que disponemos en Fotocasa sobre la demanda de vivienda señalan que se mantiene estable después del estado de alarma y en niveles casi idénticos: del 22% de particulares entre 18 y 65 años que estaban buscando una vivienda antes de la pandemia se ha pasado al 21% que hay después”, explica Anaïs López.

Cambia el perfil del comprador

Lo que es importante recordar es que el perfil del comprador de vivienda después de la pandemia ha cambiado. Ahora se buscan viviendas más grandes, más zonas exteriores (terrazas, jardines, patios…), con más luz natural, añade la portavoz de la web inmobiliaria.”

Los espacios al aire libre han pasado de ser el motivo principal de búsqueda de vivienda del 11% de demandantes al 17% después de la pandemia. Tendremos que ver si el sector inmobiliario es capaz de dar respuesta a esta nueva demanda y si la economía mantiene una evolución razonable esta nueva demanda pueda llegar a concretarse en cierres de operaciones”, concluye la directora de Comunicación.

Expansión – 28 de agosto 2020