Los empresarios reducen su pesimismo, aunque todavía el 56% espera una caída de las ventas

El porcentaje de directivos que prevé reducir plantilla cae al 39% desde el 51% del mes de abril. El 48% de los altos ejecutivos no prevé cambios en la fuerza laboral de sus compañías, frente al 41% de hace tres meses

Los empresarios han mejorado sus expectativas con la progresiva reanudación de la actividad tras el confinamiento. Así lo revela una nueva oleada del sondeo elaborado conjuntamente por la consultora KPMG y la patronal CEOE: «La empresa española ante la Covid-19». Y el mayor optimismo (o menor pesimismo) se da a todos los niveles: tanto para su previsión de facturación como de evolución de las plantillas o de la inversión. De esta manera, si bien la mayor parte de los directivos aún prevé que sus ventas caigan en los próximos doce meses, el porcentaje de altos ejecutivos que así lo consideran desciende desde el 77% que mostraba la misma encuesta efectuada en abril hasta el 56% de la realizada en junio.

En cuanto al empleo, el porcentaje de empresarios que prevé reducir el número de trabajadores ha disminuido desde el 51% del sondeo realizado a mediados de abril al 39% del último. Además, el 48% afirma que no variará su plantilla, cuando este porcentaje era siete puntos inferior hace tres meses. El 13% señala que realizará contrataciones, frente al 8% de abril.

También aumentan sus expectativas de inversión: los directivos que la prevén incrementar han pasado del 12% al 20% de un trimestre para otro; mientras que el porcentaje que prevé reducirla cae desde el 64% hasta el 45%.

Este menor pesimismo es coherente con su previsión también algo menos negativa sobre la situación general de la economía. De esta manera, el 71% de los empresarios califica la situación económica actual de mala o muy mala, frente al 74% del sondeo anterior. Y, para los próximos doce meses, el porcentaje de directivos que considera que la economía irá a mejor ha crecido, de una encuesta para otra, desde el 20% al 34%, mientras que la proporción de empresarios que opina que la economía irá a peor se ha reducido desde el 67% al 46% entre abril y junio.

El estudio elaborado por KPMG y CEOE también recoge cuáles han sido las reacciones de las empresas a la crisis. Así, el 51% de ellas han realizado ajustes en las inversiones y el 49% en costes de producción y plantilla. Además, de las medidas aprobadas por el Gobierno, el 44% de los empresarios se ha acogido a los ERTE, el 43% a la financiación avalada por el ICO y el 42%, a los aplazamientos tributarios.

En cuanto a las prioridades estratégicas para los próximos doce meses, el 60% de los directivos pone el foco en la mejora de procesos, el 57%, en la transformación digital, y el 45%, en el desarrollo de nuevos productos y servicios.

La encuesta también revela las medidas que las empresas aplicarán en los próximos meses. El 59% de los directivos consultados se inclina por la reestructuración operativa, mientras que el 29% prevé una refinanciación de la deuda, el 25% apunta a alianzas con otras compañías y el 23% menciona posibles desinversiones.

En este sentido, Ángel Martín, socio responsable global de Financial Restructuring de KPMG en España, comenta que «tras obtener la liquidez necesaria en estos primeros meses», «es imprescindible» «centrarse en volver a la rentabilidad, lo que requerirá ajustar costes y ser prudentes en la estimación de recuperación de los ingresos, analizar el ‘cash flow’ generado y refinanciar los vencimientos de la deuda existente si no pudieran ser atendidos con la generación de caja estimada a futuro del negocio, o diversificar las fuentes de financiación».

Respecto al momento en que las empresas recuperarán su facturación previa al estallido de la pandemia, el 62% de los directivos no esperan que tal cosa suceda antes de 2022, mientras que el 28% de los directivos considera que lo logrará en los próximos doce meses. Un 10% de los empresarios asegura que su facturación no se ha visto afectada por la pandemia.

Ampliando el foco al conjunto de la economía, en un entorno en el que se habla de la necesidad del cambio del modelo productivo español para diversificarlo y hacerlo más resiliente, casi dos tercios de los empresarios señala que, para lograrlo, es necesario incrementar la inversión en investigación y desarrollo, mientras que un 59% cree que hay que fomentar la digitalización. Más de la mitad también menciona que se requiere la reforma del sistema educativo.

En cuanto a la gestión de la nueva realidad, Cristina Hebrero, directora de People & Change de KPMG en España, explica: «Las empresas deberán contar con las herramientas y los mecanismos necesarios que permitan adaptar la gestión que realizan de sus profesionales a los cambios estructurales que ha traído consigo la pandemia». «En esta nueva normalidad, la capacidad para dotar a los equipos con las habilidades digitales, nuevas formas de trabajo y ‘soft-skills’ para desenvolverse en un mundo más virtual será clave para adaptarse con agilidad a un entorno cambiante e incierto y asegurar el éxito del negocio a largo plazo», concluye.

Los empresarios también transmiten sugerencias en materia de política económica. Según el sondeo, el 65% de los empresarios españoles considera que la prioridad que el Gobierno central debería marcarse para estimular la recuperación debería ser disminuir la presión fiscal. Además, un 56% señala como prioridad la mejora del gasto público y un 55%, la garantía de la liquidez a las empresas.

El Comercio – 6 de julio 2020