Ampliación de los ERTE para todos los sectores hasta el 30 de septiembre

Ésta es la propuesta que verbalmente ha hecho el Gobierno a los agentes sociales y que pretende aprobar el próximo martes

Los ERTE se mantendrán para todos los sectores hasta al menos el próximo 30 de septiembre. El Gobierno se muestra por el momento firme en su propuesta de no aprobar una prórroga hasta final de año, tal y como demandan los sindicatos y, de forma mucho más tajante, la patronal, pero se abre ahora a que puedan aplicarse para todas las empresas que lo necesiten y no solo para las actividades más afectadas. Es más, el Ministerio de Trabajo ha trasladado a la mesa de diálogo social su intención de llevarlo ya al Consejo de Ministros del próximo martes, por lo que ha instado a los agentes sociales a intensificar durante estos días –fin de semana incluido– las negociaciones para alcanzar un acuerdo que, por el momento, se resiste, según confirmaron a este periódico fuentes cercanas a la negociación.

Las oficinas del SEPE reabrirán al público el próximo lunes

Las oficinas del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) reabrirán al público el próximo lunes, 15 de junio, en los territorios que se encuentren en fase 3 de la desescalada siempre y cuando cumplan las medidas de seguridad, según confirmó CSIF, que se había opuesto a esta reapertura hasta que no se solucionen todos los expedientes pendientes. Aún quedan miles de personas por cobrar su prestación, según los sindicatos, aunque desde Trabajo insisten en que solo hay incidencias en un 2% de los ERTE, pero el 98% están reconocidos y pagados.

La propia ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, desveló este jueves durante su comparecencia en la comisión de reconstrucción del Congreso que acababa de terminar una nueva reunión «discreta» de la comisión tripartita y fijó el plazo para llegar a un acuerdo «antes del martes que viene», lo que confirma la intención del Ejecutivo de aprobar la nueva extensión de los ERTE en el próximo Consejo de Ministros. «Quiero animar a esa comisión para que lo antes posible, antes del martes que viene, alcancemos un acuerdo próspero para nuestro país, para el bien común», instó la ministra, que aseguró que «los equipos, todos al completo, estamos trabajando para que esto salga adelante».

Precisamente el plazo de tiempo es el principal escollo para que los empresarios se sumen a un nuevo pacto, ya que desde la CEOE insisten en que es fundamental establecer un horizonte más largo para dar confianza y certidumbre a las empresas y por ello rechazan apoyar una nueva prórroga de tres meses más. Díaz, por su parte, argumenta que «no sabemos lo que va a pasar en agosto o septiembre» y prefiere negociar otra nueva ampliación a final de verano si fuera necesario. Más abiertos a esta opción se mantienen los sindicatos, que, aunque exigen que no se ponga una fecha de caducidad a los ERTE, puesto que deberían alargarse mientras perduren las consecuencias de la pandemia, estarían dispuestos a aceptarlo siempre que se mantengan las mismas condiciones para los trabajadores.

«No se debe escatimar en tiempo el esfuerzo que se ha hecho para la prolongación de los ERTE ahora que estamos en el camino al retorno al trabajo», abogó el secretario general de UGT, Pepe Álvarez, que defendió que la duración «tiene que ser la que tenga relación con la pandemia». En esta línea, su homólogo de CCOO, Unai Sordo, aseguró que «nuestra prioridad es garantizar las mejoras y derechos adquiridos», al tiempo que precisó que no va a haber «un nuevo gran acuerdo», sino que la idea de la comisión es «seguir alargando estos aspectos y mejorar los que sean mejorables».

Mismas condiciones

Los sindicatos quieren mantener que el tiempo que dure el ERTE no compute para futuras prestaciones, lo que se denomina ‘contador cero’, y que los trabajadores que no hayan cotizado el periodo suficiente también puedan acceder a la prestación por desempleo, además de introducir que no se rebaje la prestación cuando se cumplan los seis meses de ERTE. Y así será, puesto que desde el departamento liderado por Yolanda Díaz ya les han dicho verbalmente que se conservarán los derechos de los trabajadores, aunque aún falta por conocer en esta propuesta si se mantienen como hasta ahora las exoneraciones para las empresas o hacen algún retoque.

Habrá que esperar a ver la propuesta concreta, puesto que aún no hay un documento escrito, algo que desde Trabajo se comprometieron a enviarlo próximamente, una vez que lo cierren con los departamentos de Hacienda, Asuntos Económicos y Seguridad Social, que son algo más reticentes a esta ampliación a todos los sectores, según algunas fuentes. Sin embargo, el ministro de Inclusión, José Luis Escrivá, avanzó este jueves que se están «afinando propuestas» pero admitió que «estamos anticipando un esquema de prolongación de los ERTE más allá de junio con una parametrización similar a la que hemos tenido hasta ahora, porque pensamos que ha funcionado bien».

La banca seguirá adelantando el pago de la prestación a pesar de las incidencias

El presidente de la patronal bancaria (AEB), José María Roldán, ha reconocido que existen «ciertos incidentes y errores» en el pago de las prestaciones por ERTE, que la banca se comprometió a anticipar varios días antes de que el Servicio Público de Empleo (SEPE) los abonara cada día 10 del mes en cuestión. En «algunos casos puntuales», ha señalado Roldán, la prestación reconocida por la Administración, y adelantada en su abono por la entidad, ha sido superior a la que realmente le correspondía al beneficiario. El problema: que ese ciudadano tiene que reintegrar ese exceso al banco.

A pesar de estas discrepancias, los bancos agrupados en la AEB (también los de la CECA) mantienen el compromiso de seguir anticipando el paro de los ERTE en los últimos días de cada mes para que las familias puedan disponer de ese dinero antes de la fecha habitual de abono. «Ni estamos preocupados por esta cuestión, ni nos sorprende que ocurra cuando se tratan tantos datos, ni nos saldremos de este programa», según Roldán.

El presidente de la organización ha recordado que no es un problema generalizado y que es algo «normal» ante los centenares de miles de expedientes que se están tramitando en el SEPE desde que el Ejecutivo aprobó los ERTE por causa de fuerza mayor por la Covid-19.

Dividendo a la carta

Por otra parte, los bancos rechazan que el BCE les prohíba repartir dividendos este año como consecuencia de la crisis, al menos sin distinguir antes el estado financiero en el que se encuentre cada entidad. Roldán se ha mostrado contrario a esta posibilidad al indicar que «no todos los bancos son iguales, algunos podrán repartir dividendos y no todos tienen por qué someterse a la misma norma». El supervisor aclarará en julio si amplía la recomendación de suprimirlos más allá de octubre, fecha fijada inicialmente por el BCE. Roldán ha rechazado el «café para todos» que el supervisor quiere aplicar en materia de retribución a los accionistas de la banca. «Aquí hay que pagar dividendos según la rentabilidad de cada entidad», ha apuntado para recomendar «no seguir metiendo presión al sector bancario» en medio de la crisis.

El Diario Vasco – 11 de junio 2020