La ayuda europea estará vinculada a reformas concretas

La Comisión Europea presenta este miércoles su propuesta de presupuesto comunitario para los próximos siete años, que por el Covid-19 añadirá por primera vez en la historia de la UE un fondo extraordinario de recuperación

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, presentará este miércoles su propuesta de presupuesto comunitario para los próximos siete años al que, a causa de la crisis provocada por la pandemia, se añadirá por primera vez en la historia de la UE un fondo extraordinario de recuperación que podría alcanzar los 500.000 millones de euros y que habrá de recaudarse con emisiones de deuda que asumirá la propia Comisión Europea, una parte del cual se distribuirá en forma de subvenciones a los países más perjudicados.

El plan debe ser aprobado este miércoles por el Colegio de Comisarios y presentado al Parlamento Europeo, pero por lo que se ha anunciado hasta ahora se sabe que esas subvenciones tendrán una condicionalidad específica, porque deberán vincularse con las recomendaciones del Ejecutivo comunitario en materia de reformas que hagan más sostenibles las finanzas nacionales. Antes de recibir estos fondos, los países deberán presentar planes concretos en línea con las orientaciones de la propia Comisión en materia de sostenibilidad financiera.

Este factor condicional se presentará probablemente como argumento para intentar convencer a los países más reticentes, los llamados «frugales» que van desde Holanda a Suecia pasando por Finlandia y que defienden que los países solo deben recibir créditos y no subvenciones a fondo perdido. Alemania, que inicialmente estaba alineada con los países más reticentes, apoyará probablemente esta nueva propuesta que se aproxima mucho a la que hizo recientemente junto a Francia.

Según lo que se ha adelantado por medios austriacos, la Comisión pedirá a los países que le otorguen más capacidad de obtener recursos propios a través de la creación de nuevos impuestos, como la tasa al carbono para poder amortizar esta gigantesca emisión de deuda durante los próximos 30 años. Con esta fórmula, la Comisión podría mantener sin cambios la propuesta de presupuesto plurianual que estaba sobre la mesa en febrero, puesto que el fondo de recuperación de 500.000 millones vendría directamente de la emisión de deuda, lo que no implicaría un aumento de la contribución de los países.

ABC – 26 de mayo 2020