La industria del metal pide «flexibilidad» laboral para evitar la destrucción de empleo tras el parón

Confemetal exige al Gobierno acabar con la «inseguridad jurídica» de los ERTE y un plan de inversiones para «reducir» algunas de las peores consecuencias de la crisis

Las compañías que operan en la industria del metal de toda España han realizado una propuesta con un abanico de medidas económicas, empresariales y, sobre todo, laborales, para que el Gobierno actúe con anticipación antes de que se acabe el desconfinamiento y así «adelantarse y reducir algunas de sus peores consecuencias» que la crisis tendrá en la actividad y el empleo, como anticipan todas las instituciones y organismos. Lo hacen una semana después de que estas fábricas y plantas retomaran su actividad el lunes pasado tras el fin del periodo obligado de hibernación de las actividades no esenciales aplicado por el Ejecutivo desde el 31 de marzo.

La pérdida de puestos de trabajo es una de las posibilidades sobre las que Confemetal advierte durante el regreso a la normalidad. Para evitar que el parón actual sea estructural, la patronal apuesta por poner en marcha «mecanismos de flexibilidad» que eviten la «pérdida definitiva» de esos puestos de trabajo. Se trata de «nuevas medidas laborales» que permitan a las compañías adaptar las condiciones de trabajo a la nueva demanda, mucho más reducida, como ya ocurre, por ejemplo, en el sector de la automoción, donde se están aplicando diferentes turnos de incorporación a los trabajos en función de la producción.

Además, Confemetal pide al Gobierno «acabar con la inseguridad de los ERTE», en referencia a la posibilidad de que los actuales expedientes temporales puedan ser prorrogados por causa de fuerza mayor más allá del fin del estado de alarma. Esa posibilidad, ligada a sectores como la hostelería o el turismo, también sería reclamada por parte de la industria como la del metal, aunque no están claras las condiciones.

Por otra parte, Confemetal pide desarrollar un «plan global de reconstrucción» como eje esencial del crecimiento económico y de la generación de empleo de calidad. En el ámbito financiero, especialmente crítico para pymes y autónomos, la estrategia debe pasar «por la dotación de instrumentos extraordinarios de liquidez» para las empresas, más facilidades y flexibilidad de los prestamos ICO y agilizar su tramitación.

Además, la patronal propone medidas para «atajar el previsible incremento de la morosidad», así como «apoyar a los sectores industriales y de servicios con un plan de reindustrialización», que favorezca el regreso de la industria deslocalizada y permita potenciar un fuerte núcleo industrial nacional en sectores estratégicos.

El Diario Vasco – 20 de abril 2020