Las ventas, las exportaciones y el empleo de las grandes empresas se desaceleraron en 2019

Sus ventas totales crecieron un 1,9% el año pasado, frente al 3% de 2018. En cuanto al empleo, su aumento fue del 2,6%, cinco décimas menos que un año antes. El ejercicio fue, en términos generales, de más a menos en todas las partidas

Las ventas totales de las grandes empresas crecieron un 1,9% el año pasado, lo que supone una significativa desaceleración respecto al ejercicio 2018, cuando crecieron un 3%. Según cifras de la Agencia Tributaria, la tendencia a lo largo del año fue de moderación: arrancó con tasas elevadas, similares a las del final de 2018, pero a partir de mayo el crecimiento perdió intensidad, dando paso a un periodo de cierta estabilidad, que se rompió en el último trimestre, cuando se acentuó la desaceleración. Así, si en el primer trimestre las ventas crecían a un ritmo interanual del 2,6%, en el cuarto trimestre, el ascenso fue de un 1,1%, con el avance de diciembre limitado a un 0,8%.

Las ventas interiores dibujaron una curva muy similar: en 2019 crecieron un 1,6%, frente al aumento del 2,7% de 2018. Si arrancaron el ejercicio con avances del 2,6% en el primer trimestre, en el último cuarto del año la subida fue de apenas un 0,8%.

Aunque, por tipos de productos, las evoluciones en el ejercicio fueron muy dispares: las ventas de consumo crecieron un 2,6%, casi lo mismo que en 2018 (2,7%). Y siguió ese camino de más (3% de crecimiento en el primer trimestre) a menos (2,2% en el cuarto).

En los bienes de inversión, se observó una mayor desaceleración: las ventas aumentaron un 3,9% en 2019, frente al incremento del 4,5% en 2018. El principal soporte lo encontró esta partida en las ventas de equipo y software, que cerraron el año con un incremento ligeramente superior al de 2018 (4,8%, frente al 4,7%), gracias al notable crecimiento en el segundo y tercer trimestre. En construcción, en cambio, los resultados fueron muy pobres en la mayor parte del año, aunque registró un repunte del 6,1% en el último trimestre. Pero el incremento de las ventas en este sector fue de un 2,2% en 2019, prácticamente la mitad que el registrado en 2018 (4,1%).

En cuanto a las exportaciones, cerraron 2018 con un incremento del 3,1%, por debajo del 4% de 2018. Las que tuvieron como destino otros países de la Unión Europea registraron un ascenso del 2,3%, cinco décimas por debajo de la cifra del año anterior, mientras que las dirigidas a países no europeos pasaron de crecer un 5,8% en 2018 a expandirse apenas un 3,9% en 2019.

Los mejores registros dentro del año en el capítulo de exportaciones, especialmente en las dirigidas a terceros países, tuvieron lugar en el semestre central del ejercicio, mientras que los peores se localizaron en los meses finales. De hecho, en diciembre las exportaciones aumentaron sólo un 1,1%, en la que es la tasa más baja desde septiembre de 2016.

El empleo en las grandes empresas creció un 2,6% en 2019, lo que supone también una desaceleración respecto a la cifra del año previo, cuando el crecimiento fue de un 3,1%. Al igual que en las ventas, los mejores datos tuvieron lugar en el arranque del año, con los dos primeros trimestres registraron crecimientos en el empleo del 2,7% y del 2,8%, para cerrar el cuarto trimestre con un ascenso de apenas un 2,2%.

El rendimiento bruto medio aumentó un 0,8% en el acumulado del año, cifra idéntica a la de 2018.

El Diario Vasco – 13 de febrero 2020