Crece la renegociación de créditos de empresas un 22% por la ralentización

Es la primera vez que repuntan estas operaciones desde que se calmó la crisis

La desaceleración deja mella en las empresas españolas. Crece por primera vez desde que se calmó la crisis económica la renegociación de préstamos de las empresas españolas.

Según los últimos datos del Banco de España, la cantidad de saldo renegociado a noviembre de 2019 se situó en 19.725 millones de euros, un 22% más que en todo el año 2018, a pesar de que aún faltan por conocerse los datos de diciembre del año pasado que aumentarán esta cuantía.

renegociaciones

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La renegociación de préstamos se lleva a cabo potencialmente cuando una compañía tiene dificultades para asumir la deuda y negocia con el banco nuevas condiciones, como alargar la vida del crédito, para poder afrontar con mayor facilidad el pago de la deuda.

Desde 2015, año en el que comenzaron a publicarse los datos de renegociaciones en España, no había un repunte de estas operaciones.

La cifra de estas operaciones en 2019 ya sobrepasa no solo la del año anterior, también la de 2017, ejercicio en el que los fondos renegociados se situaron en 16.903 millones de euros. No obstante, esta cuantía aún está lejos de alcanzar la de 2016 (28.920 millones de euros) y la de 2015 (30.897 millones de euros).

Mayor percepción de riesgo

La banca ya apuntó a lo largo de 2019 una “mayor percepción de riesgos” en las empresas españolas, tanto en pymes como en las grandes compañías. De hecho, según la Encuesta de Préstamos Bancarios publicada en enero por el Banco de España, las entidades financieras endurecieron ligeramente en el cuarto trimestre del año pasado los criterios de concesión de préstamo a las empresas por esta mayor percepción de riesgos, lo que se traduce en una mayor exigencia de solvencia a las compañías. No obstante, las entidades mantuvieron las condiciones de los préstamos que concedieron a las firmas por la alta competencia existente en el sector.

En esta misma línea, la demanda de crédito de las empresas españolas también cayó en el último trimestre del año, y por sexto periodo consecutivo, tanto en pymes como en grandes compañías. El descenso de la petición de fondos unido al endurecimiento de los criterios de concesión de préstamos es un indicador de la peor marcha de la situación económica del país, según señalan los expertos.

En el caso del crédito al consumo, las renegociaciones con la banca para asumir su pago también se elevaron en 2019, frente a 2018 y 2017. Concretamente, en los once primeros meses del año pasado se renegoció un total de 402 millones de euros, un 11,3% más que el ejercicio previo y hasta un 50% más que dos años antes.

Estas operaciones únicamente no subieron en el caso de las hipotecas. Las familias renegociaron hasta noviembre un total de 1.202 millones en saldo hipotecario, frente a los 1.744 millones de 2018 y los 2.357 millones de un año previo.

El Economista – 3 de febrero 2020