Los empresarios instan a Sánchez a acabar con la «desventaja» competitiva de Arcelor

Fade valora el encuentro con Mittal, pero pide un marco legal que iguale a Asturias con el resto de Europa. Oposición y sindicatos urgen rebajas en los costes industriales

La reunión mantenida el pasado jueves en la Moncloa entre el presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, y Lakshmi Mittal, presidente del gigante siderúrgico ArcelorMittal, fue cordial y estuvo marcada por la predisposición de ambas partes para confeccionar el mejor marco normativo posible para que la actividad industrial se mantenga pujante en España y, por extensión, en Asturias. El encuentro, desvelado ayer por EL COMERCIO, queda sin embargo supeditado a los resultados de las elecciones de noviembre. No en vano, la adecuación del marco legal que busca la multinacional, y que incluiría una reducción en los costes de la energía y de las emisiones contaminantes, no se podrá concretar hasta que no se constituya un Gobierno.

El encuentro de Sánchez y Mittal fue acogido ayer de manera positiva por la patronal asturiana. Según afirmó el presidente de Fade, Belarmino Feito, «el hecho mismo de la reunión» ya supone un buen punto de partida de cara al futuro. «Ahora más que nunca es necesaria esa interlocución directa y fluida entre el presidente del Gobierno y el presidente de ArcelorMittal», aseveró. Es prioridad, añade, la búsqueda de un marco legal que dé aire a la actividad industrial asturiana y mejore sus condiciones respecto al resto de competidores. «Es necesario para así poder gozar de las mismas condiciones que las del resto de países europeos, respecto a los que estamos en desventaja», sostiene.

Los sindicatos, por su parte, mantienen la cautela tras la reunión, pero consideran que el acercamiento entra ambas partes es positivo. «Ahora toca el turno de poner las medidas sobre la mesa. La tarifa eléctrica y la nueva normativa de emisiones son clave para el futuro de la industria asturiana», sostiene José Manuel García, secretario general de UGT-Fica en ArcelorMittal. Su homólogo en CC OO, José Manuel Castro, apuesta por la cautela ya que tanto Sánchez como Mittal, según apunta, «no son dos personas que se distingan por cumplir lo que prometen». Con el ERE al personal de oficina encarando hoy su primer lunes de vigencia, Castro urge «responsabilidad» a Ejecutivo y empresa para afianzar la actividad.

A ojos de la oposición, la reunión se enmarca dentro de la precampaña electoral en la que ya se encuentran inmersos los partidos. La portavoz del grupo popular en la Junta, Teresa Mallada, acusó a Sánchez y a Barbón de estar «utilizando a la industria asturiana» para «hacer campaña electoral». En este sentido, Mallada instó a Barbón a seguir el ejemplo de Feijóo en Galicia para formar en Asturias un «frente común» de los partidos políticos y así poner sobre la mesa «soluciones reales y concretas».

La diputada de Ciudadanos, Susana Fernández, sostiene que apoyarán al Gobierno en cualquier política que pueda afianzar el tejido industrial en Asturias. El encuentro, sin embargo, «llega tarde» y evidencia la «falta de previsión» de los socialistas en esta materia «Es imprescindible que haga realidad cuanto antes su compromiso de fijar un nuevo marco normativo». Lorena Gil, de Podemos, critica que el encuentro entre Sánchez y Mittal no ha aportado nuevos matices a «las promesas del PSOE, incumplidas con la excusa de un Gobierno en funciones». «La mejor garantía de que la siderurgia mantenga la actividad y el empleo es recuperar la participación pública en el accionariado de nuestras plantas», afirma.

Ángela Vallina, portavoz de IU en la Junta, sostiene que la región «lleva esperando demasiado tiempo por el estatuto para grandes consumidores eléctricos». La solución, sin embargo, debe pasar también por la toma de decisiones a nivel europeo. Isidro Martínez Oblanca, candidato de Foro al Congreso, critica que el anuncio de Sánchez llega «después de que no hayan hecho nada por el estatuto de las electrointensivas». Algo, a su juicio, «escandaloso». Ignacio Blanco, portavoz de Vox en la Junta, critica que la única estrategia del PSOE es «subvencionar con el dinero de los demás mientras seguimos perdiendo 500 empleos mensuales en la industria».

El Comercio – 14 de octubre 2019