La crisis del automóvil afecta ya a la producción siderúrgica en España

La patronal del acero vuelve a denunciar los altos costes de la energía y apunta a la guerra comercial EE. UU.-China como la mayor incertidumbre

El director general de la patronal siderúrgica, Unesid, Andrés Barceló, ha dicho hoy que la industria siderúrgica ha notado el parón que se ha producido en la industria del automóvil y que hay fábricas siderúrgicas que han tenido que frenar su producción por esa razón.

Barceló, en una rueda de prensa previa a la junta general de Unesid, ha señalado que «alguien irresponsablemente hizo unas declaraciones» sobre los vehículos diésel que contribuyeron a una caída de las ventas de coches en España. El presidente de Unesid, Bernardo Velázquez, ha dicho que el sector del automóvil «es una de las grandes incertidumbres que tenemos ahora». Otra es la falta de inversiones públicas en infraestructuras.

No obstante, y a nivel internacional, la mayor incertidumbre es la guerra comercial entre EE. UU. y China. «La mayor oportunidad es un acuerdo entre ambas potencias que vuelva a fortalecer el comercio». Otra de las incertidumbres es el posible frenazo del crecimiento económico de China.

Velázquez ha recordado que Unesid ha pedido al Gobierno un «claro» compromiso con la industria española y confía en que el próximo Ejecutivo ponga en marcha las medidas comprometidas para alcanzar un precio competitivo de la energía eléctrica y una nueva regulación del gas que favorezca la actividad industrial en el país.

«El tema energético está cada vez peor y nos jugamos la competitividad de la industria española», ha afirmado, para añadir que es necesario un pacto de Estado, ya que es «una urgencia nacional». Ha mencionado como ejemplo que el precio de la electricidad en Alemania es de unos 25 euros más barato el megavatio hora, y de unos 20 euros con Francia. «Los costes de la energía suponen el 30% del total del sector y en Alemania son un 50% más bajos y en Francia un 30%», ha apuntado Velázquez.

También pedirán al nuevo Gobierno una unificación de las reglamentaciones de las comunidades autónomas sobre contaminación, el impulso al transporte ferroviario de mercancías y el aumento a 44 toneladas de la carga de los camiones, «ya que abarataría los costes y bajarían a la mitad las emisiones». «El Gobierno nos da buenas palabras, pero sigue sin autorizar el necesario aumento de la carga».

ABC Sevilla – 4 de julio 2019