Acerinox negocia con Tesla en EEUU para venderle acero para el soporte de la batería

Están estudiando las ventajas del acero inoxidable, un material mucho más resistente a altas temperaturas que el aluminio, para una pieza clave del nuevo vehículo eléctrico

Acerinox negocia con Tesla Motors en Estados Unidos para fabricar en acero el soporte de la batería de sus vehículos eléctricos, según fuentes al tanto de la operación. Se trata de una pieza clave, que protege uno de los elementos más frágiles y característicos que lo diferencian del automóvil de combustión.

De esta manera, Acerinox aportaría desde su fábrica americana North American Stainless (NAS), situada en Kentucky, las toneladas de acero inoxidable necesarias. Por ahora, el proyecto está en fase de estudio, probando diferentes composiciones químicas para lograr el material óptimo que convenza a Tesla y así ella misma, o un tercero que subcontrate, elabore la pieza en la materia prima suministrada por Acerinox.

En este sentido, Cie Automotive produce precisamente este ‘battery support’ para Tesla desde 2017, como publicó El Confidencial. La empresa vasca es la suministradora de esta pieza a la firma de Palo Alto (California) desde su fábrica de México.

Según explican fuentes al tanto de la operación, Acerinox y Tesla estudian las ventajas del acero inoxidable, un material mucho más resistente a las altas temperaturas que el aluminio, lo que se usa hasta ahora para este tipo de coches.

Mientras que el aluminio se funde a unos 700 grados centígrados, el acero inoxidable puede soportar hasta los 1.400º, lo que ofrece una ventaja competitiva para el recubrimiento de la batería, elemento que contiene un alto riesgo de incendio, explican las mismas fuentes. El reto es lograr que las ventajas de la resistencia a altas temperaturas se consigan sin elevar mucho el peso de la pieza.

Capear la crisis del diésel

El movimiento es estratégico para la compañía de industria primaria dentro del mundo de la automoción. Acerinox está sufriendo, al igual que muchos proveedores de fabricantes de automóvil, la crisis del diésel. Esto lo notó especialmente en Alemania y en España en 2018, debido principalmente a una menor producción de acero inoxidable para tubos de escape.

Los ensambladores de automóviles están en plena desaceleración de su producción de vehículos después de que el mercado esté mostrando dudas a la hora de comprar. Esto se debe, principalmente, a que los usuarios están retrasando la decisión de compra ante la incertidumbre tecnológica que existe.

Esto se nota especialmente en los motores diésel. Las ventas se han desplomado en menos de un año y están ya por debajo del 30% de las matriculaciones en España, cuando en 2017 representaban alrededor del 70% del total. En otros países, la problemática es la misma, motivada en gran parte por las declaraciones contra esta tecnología de muchas administraciones públicas por los daños medioambientales. En España, el mercado automovilístico encadena siete meses de caídas, la peor racha desde el inicio de la crisis hace una década.

Con este panorama, Acerinox, que celebra su junta de accionistas este jueves en Madrid, está moviendo ficha. Su presencia en Estados Unidos (el negocio de la compañía tiene un peso allí del 60%) le ha llevado a contactar con la empresa de Elon Musk. De esta forma, aprovecha el vector de crecimiento de los vehículos eléctricos para posicionarse en este sector de futuro.

Tanto Cie Automotive como ahora Acerinox tratan de unirse a la compañía más emblemática de coches eléctricos, cuyos múltiplos de cotización en bolsa apuntan a un gran negocio en el futuro, aunque por ahora sus resultados siguen mostrando dudas.

No obstante, la llegada del Model 3 al mercado ha sido disruptiva en países como Noruega, Alemania y también España. Desde mediados de febrero, se vende en territorio nacional esta nueva gama de vehículos cuyo precio es mucho más asequible que los prémium Model S y Model X. Esto le ha llevado a convertirse en mes y medio en el vehículo eléctrico más vendido en España, con casi 600 unidades matriculadas. Casi todas, del Model 3.

El Confidencial – 11 de abril 2019