El FMI recorta una décima su previsión de crecimiento para España, al 2,1%

La tensión comercial y el Brexit lastran el crecimiento mundial

La economía española crecerá este año un 2,1%, según las nuevas previsiones del Fondo Monetario Internacional (FMI), que ha revisado una décima a la baja su pronóstico del pasado mes de enero, aunque la institución internacional ha confirmado su expectativa de que el PIB español crecerá un 1,9% en 2020, manteniéndose así en ambos ejercicios por encima de la expansión media anticipada para la zona euro.

En su análisis, la institución internacional aboga por que España lleve a cabo una “reconstrucción gradual” de su colchón fiscal con el fin de garantizar la estabilidad y evitar reavivar la espiral negativa entre los riesgos soberanos y bancarios, añadiendo que los esfuerzos para reducir la dualidad del mercado laboral impulsarían la creación de empleo e incentivarían la inversión privada.

PIB

España es la que mejor resiste la desaceleración entre las grandes europeas

A pesar de este recorte de una décima en su proyección de crecimiento para 2019, España es la gran economía europea que mejor resiste la desaceleración generalizada prevista por el FMI en su informe ‘Perspectivas Económicas Mundiales’.

De este modo, la economía española seguirá creciendo en 2019 y 2020 por encima de la media de la eurozona, que ha sido rebajada en tres y dos décimas, respectivamente, hasta el 1,3% este año y el 1,5% el siguiente.

De hecho, en comparación con el resto de las grandes economías del euro, la rebaja de una décima en la previsión de crecimiento para España en 2019 resulta benigna respecto del ajuste realizado en el caso de países como Alemania, Francia o Italia.

Previsiones

La institución castiga el crecimiento italiano

Así, el pronóstico de crecimiento del FMI para la economía germana en 2019, que en enero ya fue recortado en seis décimas, hasta el 1,3%, vuelve a ser ajustado ahora a la baja medio punto porcentual, hasta el 0,8%, mientras que la previsión de cara a 2020 se rebaja otras dos décimas y pasa a situarse en el 1,4%.

En el caso de Francia, los nuevos pronósticos apuntan a un crecimiento del 1,3% en 2019 y del 1,4% un año después, dos décimas menos de lo proyectado en enero para cada año, mientras que para Italia la institución ha recortado en medio punto porcentual su previsión de crecimiento para 2019, hasta el 0,1%, aunque mantiene sin cambios su proyección para 2020 en el 0,9%.

Crecimiento

Empeoran las previsiones a nivel global

Tampoco se ha salvado de recortes el crecimiento global. Se avanzará el 3,3% este año, su expansión más baja desde la crisis financiera de 2009 tras un recorte de dos décimas. El impulso podría frenarse incluso más debido a las tensiones comerciales y a la posibilidad de un Brexit desordenado. En todo caso, para el año que viene se prevé un crecimiento del 3,6%, sin variación respecto a las previsiones anteriores.

La economía de EE.UU., de su parte, se ralentizará a un 2,3% este año, dos décimas menos de lo previsto en enero, a medida que se diluye el efecto del agresivo estímulo fiscal aprobado por el Gobierno de Donald Trump.

De su lado, China continuará su progresiva moderación con un crecimiento del 6,3% para este año y 6,1% para el próximo, causado por el “necesario ajuste” para controlar la deuda y los efectos de los aranceles impuestos por EE.UU. La desaceleración de China, que había sido la locomotora global en lo que va de siglo, ha conllevado “impactos” en otras partes del mundo como Asia y Europa, agregó el reporte.

La Vanguardia – 9 de abril 2019