España registra el segundo mayor incremento de los precios industriales de la UE en septiembre

España registró el segundo mayor incremento de los precios de la producción industrial en la Unión Europea (UE) durante septiembre con respecto a agosto, pues el indicador creció un 0,8%, la misma cifra anotada por Hungría y Holanda, informó hoy la oficina de estadística comunitaria Eurostat.

Solo Bélgica, Lituania y el Reino Unido superaron los datos españoles, con un alza mensual del 0,9%.

En términos interanuales, los precios de la producción industrial españoles se incrementaron un 5,3% en septiembre de 2018 frente al mismo mes de un año antes.

En la eurozona, los importes industriales se elevaron un 0,5% en septiembre con respecto a agosto de este año, mientras que en el conjunto del club comunitario la subida fue del 0,6%.

En el octavo mes de 2018, los precios aumentaron un 0,4% tanto en los Veintiocho como en los diecinueve países que comparten la moneda única.

Si se realiza la comparación interanual, en septiembre el indicador se elevó un 4,5% en el área del euro y un 4,9% en la UE.

Los precios de la producción industrial en la eurozona durante septiembre con respecto a agosto aumentaron un 1,6% en el sector energético y un 0,1% en los bienes intermedios, en tanto que los importes de los bienes de capital, así como los de los bienes de consumo duraderos y no duraderos permanecieron estables.

Si se excluye la energía, el crecimiento fue del 0,1%.

En toda la Unión Europea, los precios en el sector energético se elevaron un 1,7%, crecieron un 0,2% en los bienes intermedios y un 0,1% tanto en los bienes de consumo duraderos como no duraderos.

Los precios de los bienes de capital permanecieron sin variaciones y si se excluye la energía, el alza fue del 0,1%.

Las principales caídas del indicador tuvieron lugar en Estonia (1,3%), Dinamarca (1,1%) y Letonia (0,7%).

En términos interanuales, los precios de la eurozona crecieron un 12,7% en la energía, un 2,8% en los bienes intermedios y un 1,1% en los bienes de capital y los bienes de consumo duraderos, mientras que descendieron un 0,1% en los bienes de consumo no duraderos.

Si no se tiene en cuenta la energía, la subida fue del 1,5%.

Por lo que a los Veintiocho se refiere, el sector energético anotó un incremento del 15,2%, mientras que los bienes intermedios subieron un 3,3% y los bienes de consumo duraderos aumentaron un 1,4%.

Los bienes de capital crecieron un 1,1% y los de consumo no duraderos, un 0,1%.

Sin contemplar la energía, el alza fue del 1,7%.

Por países, los principales aumentos se produjeron en Bélgica (9%), Hungría (8,4%), Dinamarca (7,6%) y Estonia (7,4%), en contraste con el único descenso detectado en Irlanda (2,8%).

Expansión – 6 de noviembre 2018