Industria defiende un modelo energético que asegure la «viabilidad» de las empresas

Javier Fernández traslada a la ministra Reyes Maroto su preocupación por las consecuencias que tendrían el cierre de las térmicas para las compañías de la región

La ministra de Industria, Reyes Maroto, parece estar en una línea más moderada que la que defiende la titular de Transición Ecológica, Teresa Ribera. Es decir, para la también responsable de Comercio y Turismo sí es necesario afrontar un nuevo modelo energético que vaya alejándose del carbón, pero debe acometerse con una premisa clara: «Garantizando la viabilidad» de las empresas. Así lo afirmó ayer la ministra de Industria en Oviedo, donde participó en la inauguración del II Congreso Mundial de Destinos Turísticos Inteligentes. Además, Reyes Maroto anunció que se creará una mesa de trabajo entre los ministerios de Industria y Transición Ecológica y para definir una hoja de ruta para afrontar el proceso de descarbonización «lo más razonadamente posible».

La apuesta de la ministra de Industria es la de un modelo industrial que sea «sostenible pero que garantice su viabilidad». También defiende una transición energética «que evite riesgos» a la economía y que «genere oportunidades».

Reyes Maroto fue cuestionada por las declaraciones realizadas hace dos semanas por la titular de Transición Ecológica, Reyes Ribera, en las que defendía un modelo de descarbonización «sin dilación». No obstante, esta misma ministra también reconoció que ese proceso debería ser «justo», negociado y ofreciendo «soluciones» a las regiones afectadas. La titular de Industria no quiso valorar esas palabras, porque a su juicio «ya fueron matizadas» por Ribera e incidió que ambos ministerios trabajarán de forma coordinada para afrontar este proceso de transición energética. «Definiremos una hoja de ruta en el medio plazo de forma dialogada con los agentes implicados pata afrontar el proceso de forma sostenible», recalcó Reyes Maroto. El objetivo, insistió, es que el contenido de esa agenda sea «lo más razonablemente posible».

Antes del congreso que ayer inauguró, la ministra de Industria mantuvo una reunión con el presidente del Principado, Javier Fernández. En ella, el jefe del Ejecutivo autonómico trasladó a Reyes Maroto su preocupación por las consecuencias que tendría el cierre de las centrales térmicas sobre la industria de la región.

Javier Fernández hizo hincapié, según Efe, en el impacto que estos cierres tendrían para la gran industria asturiana, que además son grandes consumidoras de energía, como ArcelorMittal, Alcoa o Asturiana de Zinc. Como ha venido insistiendo el presidente del Principado en los últimos meses, el cierre de las centrales térmicas tendría un fuerte impacto en el precio de la energía, encareciendo sus costes.

Precisamente en estos riesgos coincidió también en advertir a la ministra el secretario general de la FSA, Adrián Barbón. El líder de los socialistas asturianos, que mantuvo también una reunión en la sede de la FSA con Reyes Maroto, expresión a la titular de Industria «la necesidad de afrontar la situación de las empresas electrointensivas».

Barbón le trasladó «la importancia que tiene la Asturias industrial» para el conjunto de la economía de la región. «Ha sido un encuentro grato porque he visto su interés por conocer la realidad industrial de Asturias y los problemas que tenemos. Ha sido una buena reunión pensando en el futuro de Asturias», afirmó ayer Barbón tras el encuentro con la ministra.

El Comercio – 27 de junio 2018