La luz baja un 3,6% en lo que va de año, una media de 1,5 euros por hogar

Hasta marzo, un 95% de los acogidos al bono social aún no lo disfrutaban

El recibo de la luz para los hogares acogidos al Precio Voluntario al Pequeño Consumidor (PVPC) ha alcanzado una media de 335,17 euros entre enero y mayo de 2018, lo que supone un descenso de algo más de 12,5 euros con respecto a lo pagado hace un año, 347,69 euros.

Según el simulador de la factura de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), en comparación al año pasado, se produce un abaratamiento del 3,6% aunque en relación con 2016 se produce una subida del 15,7%.

Dicha evolución del precio de la luz se corresponde con la factura de un consumidor medio con una potencia contratada de 4,4 kilovatios (kW) y una demanda anual de 3.900 kilovatios hora (kWh).

En cuanto a mayo, el recibo asciende a 68,92 euros, cifra un 8% más cara que la de abril (63,59 euros).

Con respecto a mayo del año pasado, el precio de la electricidad también sube, en este caso un 5,2%ya que entonces la luz costó una media de 65,50 euros por hogar.

De esta manera, en mayo se produjo un cambio de tendencia en la evolución del coste de la electricidad, ya que en lo que va de 2018 el recibo se había mantenido en un precio similar o más barato que el año pasado.

En lo que va de año, los consumidores han pagado 74,42 euros por el término fijo, 189,11 euros por el consumo, otros 13,47 euros por el impuesto eléctrico y los restantes 58,17 euros por el IVA.

El bono social aún no llega a casi nadie

Más del 95% de los beneficiarios del bono social de la luz aún no había renovado a 28 de febrero su ayuda, al disfrutar de este descuento en su factura de la electricidad bajo los criterios aprobados por el Gobierno en 2009 y no bajo la nueva normativa del bono social y del consumidor vulnerable, aprobada en octubre de 2017.

A fecha de 28 de febrero de este año, únicamente el 4,6% de los beneficiarios del bono social lo hacían ya bajo los últimos criterios establecidos por el Gobierno en su regulación de consumidor vulnerable, 108.028 consumidores de un total de 2.353.397 consumidores con la ayuda reconocida.

Así se desprende de la respuesta dada por el Gobierno, a la que ha tenido acceso Europa Press, a la batería de preguntas registrada por el portavoz de Energía de Esquerra Republicana, Joan Capdevila, que se había interesado en el Congreso por el número de consumidores de esta ayuda que hubieran efectuado su renovación, tras los cambios en el reglamento de consumidor vulnerable del bono social.

Para seguir disfrutando de esta ayuda, dirigida a combatir la pobreza energética, el Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital había fijado el día 10 de abril como fecha límite para renovarla, ya bajo los nuevos criterios. Sin embargo, el Gobierno optó por aplazar seis meses, hasta el mes de octubre, este plazo habilitado para que los consumidores acogidos al anterior esquema del bono social pudieran solicitar su inclusión en el nuevo modelo.

Varias formaciones, entre ellas Esquerra Republicana, habían solicitado al Gobierno la ampliación de este plazo ante las dificultades a las que, criticaban, debían enfrentarse los potenciales beneficiarios para acceder a las ayudas, debido a lo cual anticipaban un importante descenso de los descuentos otorgados.

En su respuesta, fechada el pasado 24 de mayo, el Gobierno afirma que la Comisión Nacional de los Mercados de la Competencia (CNMC) no dispone del número de consumidores que han renovado esta ayuda tras este decreto, aunque ofrece el número de beneficiarios antes justo de entrar en vigor este decreto, a 31 de octubre, y el último dato disponible, de 28 de febrero.

Entre ambas fechas se registra una caída de beneficiarios de 6.204 consumidores, un 0,26% menos, aunque el Ejecutivo matiza que este descenso no tiene una correlación directa con el número de renovaciones, ya que no todas las personas que faltan del antiguo criterio han procedido a su renovación, ni todos los del nuevo criterio proceden de una renovación de la ayuda.

Así, apostilla el Gobierno, algunas de las personas que están acogidas al bono social bajo los nuevos criterios puede que hayan accedido al mismo por primera vez y también puede haber personas que, con el cambio de condiciones, ya no pueden acceder a él.

El Economista – 3 de junio 2018